(2017-09-01) El lobby de la sanidad privada ataca de nuevo: pide 1.500 millones para "acabar" con las listas de espera en 4 meses.

Mientras las listas de espera se disparan y el deterioro del sistema sanitario avanza, todos los partidos políticos miran para otro lado, y la patronal privada aprovecha para lanzar un nuevo ataque a la sanidad pública, exigiendo 1.500 millones de € para acabar con las listas de espera.

Las listas de espera son un problema estructural del sistema sanitario “público”. Existen en todos los territorios, ya gobierne la derecha o la “izquierda del capital”. Listas que van engordando inexorablemente gracias a los intereses particulares de: muchos gestores, jefes de servicio, y médicos con intereses en el sector privado; y sobre todo hospitales y centros privados que en la última década no han parado de crecer y abrir nuevas plantas y tecnología punta…mientras los centros de “públicos” han sufrido recortes, reducciones de plantillas, languidecen y se caen a trozos.

Aquí ya no vale el tan socorrido lema “No estamos contra la sanidad privada, solo estamos contra la privatización de la sanidad“, que repetían “líderes” de la marea blanca, hoy reconvertidos en diputados de los nuevos partidos “emergentes”. Aquí lo que es urgente es blindar lo que queda del sistema de gestión directa, establecer un sistema real de incompatibilidades médicas en todo el territorio, y derogar el artículo 90 de la Ley General de Sanidad, aquel que todos los partidos políticos aprobaron en 1986, con la justificación de necesaria “colaboración” del sector privado.

Tres décadas después ya hay datos suficientes que demuestran que los conciertos sanitarios (y educativos, aunque se tiñan de laicos), son el Caballo de Troya para trasladar el dinero público a los bolsillos privados. Ahora, la patronal sanitaria ofrece incrementar las intervenciones en sus quirófanos (con más riesgos y peor calidad para los pacientes), para acabar con las 600.000 intervenciones quirúrgicas en lista de espera en cuatro meses. Dediquemos esos 1.500 millones de € en poner en marcha un turno de tarde en los hospitales, contratando el personal necesario, y hagamos funcionar los quirófanos "públicos" que nuestros gerentes cierran por las tardes para alegría de la patronal privada de hospitales.

LA NOTICIA:

La sanidad privada al rescate. Ese es el mensaje que ha querido trasladar la Fundación IDIS. Y se han marcado un objetivo ambicioso: dejar a cero las listas de espera quirúrgica en todo el país para antes de 2018. Cuatro meses en los que, según el lobby, con 1.500 millones de euros de las arcas públicas serían suficientes para poner punto y final a las cifras de pacientes esperando a ser operados.

“Es necesaria una voluntad política”, ha sido la petición que ha dirigido Manuel Vilches, director general de la Fundación IDIS, para acabar con la lista de espera quirúrgica. Para ello, la organización ha propuesto un plan de choque que potencie la colaboración público-privada: las administraciones inyectan los 1.500 millones (“450 millones podrían retornar a las administraciones vía impuestos”, según han matizado) y “la Fundación IDIS pondría a disposición todo su potencial asistencial y experiencia”.

“Permitiría la eliminación de la lista de espera en pocos meses, incrementando una media de 3 a 4 operaciones/quirófano/día en la red de hospitales de la sanidad privada”, han ofrecido desde la entidad. De esta manera, el lobby de la sanidad privada ha querido poner en valor sus “más de 2.000 quirófanos, los cerca de 100.000 profesionales sanitarios trabajando en el ámbito hospitalario, los 452 hospitales – 57% del total - y las más de 51.000 camas – 33% del total”.

Por el momento, la Fundación IDIS ya ha avanzado que “solicitará en los próximos días reuniones con los máximos responsables del Ministerio de Sanidad y de las comunidad autónomas para presentarles el plan”. La apuesta del lobby es total, tal y como ha explicado su director general: “Es un paso decisivo para sentar las bases de un modelo de cooperación público-privado eficaz, que beneficie a los ciudadanos, y que permita acabar con esta situación que se agrava año a año”.

Sin embargo, el plan está basado en ese “esfuerzo presupuestario” que sale desde la organización. Aun así, la Fundación IDIS ha querido restar importancia a esos 1.500 millones: “Equivaldría al coste de apenas un mes de gasto farmacéutico en toda España y cerca del 10% del coste sanitario anual asociado a las secuelas del tabaquismo”.

La fundación que engloba a gigantes del sector como Quirónsalud, Mapfre, Fresenius Medical Care, Adeslas, HM hospitales o Sanitas, entre otros, ha insistido en la necesiad de la colaboración entre la sanidad pública y privada. De hecho, ha recordado que son un “aliado estratégico” que permiten “garantizar la sostenibilidad del sistema y el mantenimiento de una sanidad universal”.

Por todo ello, este plan de choque que han diseñado es un ejemplo más de la persecución de ese objetivo de “conseguir la mejor integración de los sistema sanitarios público y privado, liberando recursos y contribuyendo a una mayor y mejor accesibilidad de la población a la atención sanitaria”. “Es necesaria una voluntad política en la búsqueda de soluciones que garanticen la continuidad del sistema, dejando a un lado formulaciones ideológicas y que den respuesta a necesidades urgentes y reales que preocupan y afectan a los ciudadanos”, ha concluido Vilches.

ENLACE ORIGINAL

Enlace web CAS.

 

Información adicional