Quirónsalud se niega a construir los accesos para peatones en los hospitales públicos que gestiona en Madrid. (2018/08/16)

Los hospitales públicos Rey Juan Carlos (Móstoles) y de Villalba se inauguraron sin accesos específicos para peatones. Ambos, privatizados, están gestionados por Quirónsalud. Esta concesionaria se niega a construirlos a su cargo y al final los ayuntamientos terminan asumiendo las obras con dinero público. Es uno más de los conflictos entre administraciones y empresas desde que el capital privado entró en el sistema sanitario madrileño. Ha pasado en los dos municipios: en Móstoles las obras están en marcha y costarán 19.000 euros; y en Collado Villalba la pasarela para permitir el acceso peatonal se inauguró a principios de este año y tuvo un coste de más de 200.000 euros. 

Los  pliegos de cláusulas administrativas para la contratación de la gestión establecen que las empresas concesionarias deben "asumir a su costa el diseño y la ejecución de los accesos, incluso en el supuesto de que los mismos fuesen modificados respecto a lo previsto en la documentación contractual".

Pese a estar puesto en estos términos sobre el papel, Quirónsalud – adquirida por el gigante Fresenius y con una facturación de 2.500 millones de euros anuales– ha mantenido los dos hospitales sin estos accesos durante años, impidiendo que los pacientes o familiares pudieran llegar a pie correctamente desde los núcleos urbanos. En Villalba los vecinos se movilizaron porque para entrar al hospital había que atravesar un barrizal con un arroyo y se habían producido algunos accidentes. 

La Consejería de Sanidad, de quien en última instancia dependen estos hospitales de la red pública, respalda la negativa de Quirón Salud al asegurar que se "han construido todos los accesos que estaban previstos en el proyecto" a pesar de que los pliegos especifican que deben hacerlo también si hay modificaciones respecto a lo previsto inicialmente. "Se ha cumplido lo que había en el proyecto", afirman fuentes de Sanidad consultadas por eldiario.es. Este medio también se ha puesto en contacto con la empresa concesionaria, que vuelca sobre los ayuntamientos "la responsabilidad de construir" estos accesos. 

El Ayuntamiento de Villalba (PP) informa de que ya ha pedido a Quirónsalud el reembolso del coste de las obras y que, si no lo asume, lo demandarán ante los tribunales. Según fuentes del consistorio, el hospital "se negó" a hacer la pasarela, de manera que la obra fue costeada por el ayuntamiento porque era una demanda vecinal. El hospital de Villalba, inaugurado en 2014 con dos años de retraso que supusieron casi 20 millones de euros de mantenimiento en vacío, está pegado a tres urbanizaciones y a diez minutos a pie desde el casco urbano del pueblo.

El grupo socialista, en la oposición, explica que todos los meses hacían preguntas sin éxito en el pleno sobre este asunto. "Nunca tuvimos por escrito nada sobre este tema. Solo lo que nos decía la alcaldesa: que estaba en vías de negociación, que la empresa decía que era cosa de la Comunidad de Madrid, que si en los planes no figuraban los accesos... pero jamás tuvimos por escrito la negativa de la empresa", explica la portavoz Beatriz Martín en conversación con este medio, que subraya que el hospital estuvo dos años cerrado hasta que se inauguró y podría haberse hecho el acceso entonces. 

Una carretera a cambio de condonar el IBI

En Móstoles, las obras para habilitar tres accesos peatonales se han iniciado hace dos semanas aunque el hospital Rey Juan Carlos lleva funcionando desde 2012. El Ayuntamiento, del PSOE, justifica que estas obras, de 19.000 euros de coste, fueron una demanda de los vecinos y vecinas en los presupuestos participativos. Fuentes del equipo de Gobierno afirman que "se ha demandado al hospital y no se ha obtenido respuesta". Los accesos comunicarán a través de una rampa –en un caso y una escalera –en otro– el núcleo urbano con el centro hospitalario. Hasta ahora unas casas muy cercanas al hospital no podían acceder directamente al hospital porque hay un terraplén de por medio. 

En este municipio del sur de Madrid ya se produjo una polémica similar cuando Daniel Ortiz (PP), imputado en la Operación Púnica, era alcalde. Según publicó la Cadena Ser, Ortiz perdonó a Capio (ahora Quirónsalud) casi medio millón de euros en impuestos (IBI y otros impuestos municipales) a cambio de la construcción de una carretera de entrada al hospital Rey Juan Carlos, un acceso que debería haber corrido sin compensaciones a cargo de la concesionaria, según los pliegos.

Enlace ElDiario.es.

 

Información adicional