(2017-09-15) Hacienda sondea a los sindicatos con una subida salarial para los funcionarios del 6% en tres años.

La segunda reunión entre el Gobierno y los sindicatos más representativos del sector público (CSIF, CCOO y UGT) se saldó sin avances en el plano de las retribuciones, aunque sí los hubo en temas como el mantenimiento del empleo.

El Ejecutivo no puso sobre la mesa ninguna propuesta concreta en materia de incrementos salariales para los empleados públicos, y citó a los sindicatos a un nuevo encuentro el próximo martes. Sin embargo, fuentes sindicales aseguran que la oferta del Gobierno podría estar en el entorno del 6% en tres años.

Hacienda cifra en 1.120 millones de euros el coste que supone cada punto de subida salarial para los tres millones de funcionarios y empleados públicos que hay en España, por lo que con ese margen, el incremento no podría superar en ningún caso el 2% al año.

Un alza que se encuentra a años luz de la reivindicación de los sindicatos, que reclaman una subida del 20% en ese periodo para que los funcionarios recuperen el poder adquisitivo que perdieron durante la crisis. Desde UGT, se mostraron "poco optimistas" al término de la reunión sobre la posibilidad de llegar a una acuerdo si no se avanca en este sentido. Un diagnóstico que comparten también CSIF y CCOO.

El tiempo se agota

Después de dos reuniones tras el descanso estival, la última este jueves con la secretaria de Estado de la Función Pública, Elena Collado, las posiciones continúan muy alejadas mientras el tiempo se agota. El próximo día 22 el Consejo de Ministros aprobará el anteproyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, que incluye la partida de gastos de personal.

El Gobierno ha planteado un aumento salarial vinculado a la evolución del PIB. El Ejecutivo estima que el PIB crecerá un 2,6% en 2018, un 2,5% en 2019 y un 2,4% en 2020, del tal manera que vincular los salarios de los funcionarios al incremento de la economía evitaría, al menos, una pérdida de poder adquisitivo, teniendo en cuenta además que el Gobierno contempla una evolución moderada de la inflación en los próximos años.

Esto no significa, como aclaró el ministro de Hacienda y Función Pública,Cristóbal Montoro, el martes en el Senado que se vaya a trasladar «miméticamente» las cifras del crecimiento del PIB a los sueldos de los empleados públicos, ya que estas alzas salariales deben ser compatibles con el cumplimiento del objetivo de déficit.

CSIF advirtió hoy a Hacienda de que si quiere un acuerdo "debe hacer un esfuerzo (en el tema de las remuneraciones) y abrir la negociación de la jornada de 35 horas en los distintos ámbitos de las administraciones".

Jornada de 35 horas

De este asunto también se habló durante el encuentro. Los sindicatos reclaman la recuperación de la jornada laboral de 35 horas semanales en aquellas comunidades donde así lo hayan pactado las administraciones con los sindicatos. Es el caso de Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha, Castilla y León, País Vasco o el ayuntamiento de Madrid.

«No es de recibo que se prohiba desde el Gobierno central la jornada de 35 horas sobre todo en aquellas comunidades que han llegado a acuerdos con los sindicatos», explican fuentes de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF).

Pero aparte de los incrementos salariales y de la jornada de 35 horas, los sindicatos también pidieron eliminar la tasa de reposición o incrementarla por encima del 100% en sectores más allá de los prioritarios, petición que desde Hacienda recogieron comprometiéndose a estudiar esta última posibilidad en algunos sectores.

El representante de UGT en la reunión, el secretario de organización de la Federación de Servicios Públicos, Frederic Monell, ha apuntado en declaraciones recogidas por Europa Press que para el año confían en que se pueda recoger la necesidad de algunos colectivos, como servicios generales en algunas administraciones, servicios sociales, algún ámbito en Educación, pero con la perspectiva de que la tasa de reposición "desaparezca" en el futuro.

Empleo público

Asimismo, las centrales sindicales han reclamado que se universalice el proceso de estabilización acordado en marzo, que contemplaba reducir al 8% la temporalidad en tres años, ofertando entre 270.000 y 300.000 plazas para convertir interinos en indefinidos.

Desde CCOO consideran que en este punto podrían producirse avances. Sin embargo, según precisó tras la reunión el secretario de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios y portavoz del área pública, Antonio Cabrera,"no habrá un acuerdo global sin incrementos en las retribuciones. Por eso, "instamos al Gobierno a hacer un esfuerzo", añadió. Un planteamiento que comparte también CSIF. "Si el Ejecutivo quiere conseguir un acuerdo va a tener que hacer una subida significativa, advirtió Miguel Borra, presidente nacional de este sindicato. De lo contrario, barajan convocar movilizaciones tras el 1 de octubre.

Hasta el momento, sólo se han producido encuentros informales. Está previsto que el jueves de la semana que viene se reúna la Mesa General de Negociación de las Administraciones Públicas, donde se fijará la subida salarial de los funcionarios para el próximo año.

En esta mesa, además de los sindicatos y la Administración, están también representadas las comunidades autónomas y los ayuntamientos, a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), y su convocatoria es obligatoria antes de la presentación del anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que el Gobierno prevé aprobar el próximo viernes 22 de septiembre.

Noticia original El Mundo.es.

Información adicional