Carta abierta a Cristina Cifuentes sobre la sanidad en Vallecas, aprovechando que no se toma vacaciones.

Madrid, 24 de julio de 2017

Como estamos seguros de que está enormemente afectada por un hecho tan lamentable como el fallecimiento de una persona en una residencia ‘pública’ de ancianos debida, entre otras cosas, a la manifiesta carencia de personal, y ocupados como les suponemos (a usted y a su gobierno) en que nunca más vuelva a ocurrir en Madrid algo semejante, hemos decidido colaborar con nuestro granito de arena y escribirla en relación con la situación de un centro público de Vallecas, el Hospital Virgen de la Torre, recientemente ‘abducido’ por el Infanta Leonor (ese hospital que ahora llaman ‘público’ pero del que las empresas privadas se siguen llevando el dinero, y seguirán llevándoselo durante 20 años más).

Verá, parece que la dirección del hospital se ha olvidado de la enorme importancia del mal llamado personal no sanitario y este verano ha decidido dejar las plantillas bajo mínimos, no supliendo en absoluto o haciéndolo muy por debajo de años anteriores. En cualquier caso, de manera insuficiente para las necesidades del centro y la calidad que merecen los pacientes. Por eso, aprovechando que no se ha ido de vacaciones, suponemos que por estar de guardia vigilando el bienestar del pueblo, nos atrevemos a escribirle.

Como en las residencias de ancianos, las direcciones hablan mucho de ratios y poco de calidad y humanización. No querríamos pensar que eso se debe a que quienes son atendidos en residencias u hospitales públicos, son aquellas personas que no disponen de medios para ser atendidos en la privada. No, esa no sería una postura honesta ni aceptable en gestores y/o políticos.

No solo no se suplen las vacaciones de celadores, pinches, auxiliares administrativos, …, sino que las ya escasas plantillas que se dejan en el verano se ven aún más mermadas cuando se produce alguna baja médica, por la que tampoco se contrata suplente. Esta está siendo la situación en el mes de julio (bajas sin cubrir en varias categorías) y previsiblemente, si no se soluciona, continuará el resto del verano.

Las funciones de este personal son (incluso sanitariamente hablando) tan importantes como las de cualquier otro colectivo. Su escasez repercute no solo en  la calidad de la asistencia, sino que podría dar lugar a situaciones más graves. Vamos a poner solo dos ejemplos:

-El número de celadores que queda en el Hospital Virgen de la Torre hace imposible realizar las tareas de refuerzo en la plantas de hospitalización, lo que supone que las auxiliares de enfermería tengan que soportar unas cargas de trabajo aún mayores de lo habitual y dificulta la correcta e imprescindible movilización de los pacientes.

-En los centros de especialidades (ambulatorios) hay turnos que cuentan con la presencia de un solo celador, a quien le es imposible estar permanentemente en el puesto de información y al mismo tiempo llevar las sillas de ruedas de los pacientes que lo precisan, transportar documentación a las consultas, …

Resaltamos este punto porque en dicho puesto de información está la línea telefónica que hace posible conectar con el exterior y avisar una ambulancia o una UVI móvil urgente en el caso de que así lo requiera el personal sanitario desde las consultas.

Por no mencionar las dificultades de los pinches con gran escasez de personal para, por ejemplo, poder limpiar rápidamente hace pocos días la fuga de aguas fecales por avería en la cocina del centro.

Se lo hemos comunicado por escrito y verbalmente a dirección, hoy mismo hemos intentado sin éxito volver a hacerlo, sin respuesta alguna.

Dónde queda la calidad y la humanización de la asistencia de la que presumen en público tanto la dirección del centro como el propio Sr. Consejero de Sanidad.

En fin, querida Presidenta, en sus manos queda la solución y …. la responsabilidad. 

¡Buena guardia de verano! 

Información adicional