Las kellys despedidas tras afiliarse a CNT: “Vivimos luchando las 24 horas del día”.

Desde el SAS queremos mostrar nuestro apoyo y solidaridad con las 8 camareras de piso despedidas el pasado 20 de junio de 2018 por crear una Sección Sindical de la CNT en el hotel Exe de Getafe, del grupo Hotusa. Desde entonces están en la calle luchando por su readmisión.

A continuación os ponemos un el texto del artículo que publicó el día 12 de julio de 2018 en ElSaltoDiario.com:

Ocho camareras de piso que se habían afiliado a CNT y habían creado una sección sindical han sido despedidas. De piquete en piquete, han vestido de protesta las puertas del hotel Exe de Getafe, del grupo Hotusa, y otros establecimientos. La empresa les ha ofrecido tres readmisiones, pero ellas se plantan: o todas, o ninguna.

Una de las sindicalistas en una movilización reciente para pedir la readmisión de ocho compañeras.

Son las 6.30h y suena el despertador. Desayuno, una ducha rápida y directa al tajo. Tras llegar al hotel y una vez puesto el uniforme comienza el destajo. 2,14 euros por habitación arreglada y 17 habitaciones al día. Desde las 8h hasta las 16h. No hay tiempo para secarse el sudor. Llega la hora de salida. Dos veces por semana toca reunirse a las 18h con las compañeras de la sección sindical. Llega a casa corriendo para hacer la compra y preparar la comida de sus dos hijos para el día siguiente. Cuando se tumba en la cama es ya la una de la madrugada. Y mañana otra vez. 

Así han sido los días de Araceli Martín hasta que, el día 20 de junio, la subcontrata para la que trabajaba, Exeo, decidió prescindir de sus servicios. De los de ella y de los de siete compañeras más. Estas camareras de piso se habían afiliado a CNT y habían creado una sección sindical. “Nos dijeron que Exeo perdía el servicio y que llegaba otra subcontrata al hotel, Ecolimpieza. Esa subcontrata no nos readmitía, aunque estaba obligada a ello. Al día siguiente ya tenían el primer piquete en la puerta”, explica Araceli.

Para Araceli, que es también delegada sindical, ser mujer, kelly y sindicalista significa vivir luchando las 24 horas del día. “En la lucha nos tocan todos los frentes. Nos toca todo. Yo estoy sola con mis hijos. Tengo mi hipoteca. El único sueldo que entra en mi casa es el que yo tengo. Puedes tener miedo y abandonar, pero decidí seguir adelante con todo y en eso seguimos, en la lucha”, expresa. Ella y sus compañeras decidiéron dar la batalla porque sabían que tenían derecho a ser readmitidas y sospechaban que habían sido apartadas por ser incómodas. Y, de piquete en piquete, han vestido de protesta las puertas del hotel Exe de Getafe, del grupo Hotusa, y otros establecimientos de la cadena durante los últimos veinte días.

Araceli y sus compañeras llevaban dos años trabajando en el hotel Exe a través de subcontratas. Empezaron en julio de 2016 con Hotelia, que perdió el servicio el 31 de marzo de 2017. Fueron subrogadas por la empresa Selecta. “Nos hicieron firmar un contrato nuevo deprisa y corriendo, perdimos la antigüedad”, asegura Araceli. La nueva subcontrata estuvo diez meses. A principios de 2018 llegó la empresa Exeo. Fue entonces cuando deciden sindicarse en CNT “ante las irregularidades que habíamos sufrido en la anterior subrogación”, explica.

“Nuestra lucha empezó por el sueldo. Pretendían bajarnos de 900 netos a 900 brutos. No lo consiguieron gracias a que lo peleamos”, cuenta Alfonsi Asperilla, secretaria de comunicación de la sección sindical. Las camareras de piso lucharon también para que se les remuneraran las horas extras y para que sus contratos dejaran de ser por obra y servicio. Plantaron cara a Exeo y lo consiguieron. Pero las cosas se empezaron a complicar. “No les sentó muy bien que nos hubiéramos sindicado. La primera despedida fue la gobernanta, una compañera afiliada a CNT. Luego, nos pusieron a una gobernanta de su bando que ejerció un acoso y derribo increíble”, describe Araceli. 

Finalmente, el 20 de junio la gobernanta les comunicaba que Exeo había perdido el servicio. En un principio les aseguraron que todas iban a ser readmitidas. Pero no fue así y entonces empezó la verdadera lucha. “Ahora que estamos en el paro estamos con las pilas puestas todo el día. Es un no parar. Estamos volcadas en la lucha sindical”, explica Alfonsi. El pasado 7 de julio su piquete se convirtió en itinerante. Bajo el lema “Orgullo de Kellys” arrancaron desde el metro de Chueca un recorrido por los principales hoteles de Madrid. “Si nos tocan a una nos tocan a todas”, gritaban.

Y sus gritos ya empiezan a hacer reacción. Este martes por la tarde Exeo se reunía con las camareras. “Nos han ofrecido recolocar a tres y separadas. Estaban convencidos de que, al separarnos, se dividiría la sección sindical. Y no lo aceptamos, o todas o ninguna. Ayer nos llamaron por teléfono para decirnos que había trabajo para todas. Nos volvieron a engañar. Ya estamos preparando acciones para hacer otro piquete este mismo viernes”, advierte Alfonsi. Este fin de semana saldrán a las plazas de los municipios más cercanos al hotel. El viernes han preparado un acto informativo en la Plaza de la Constitución de Getafe, a las 20h. El sábado desplegarán sus demandas en la Plaza de España de Leganés a la misma hora.

Si, finalmente, consiguen ser readmitidas son conscientes de que la lucha no puede acabar, ya que se encuentran inmersas en un sistema que las explota y las ningunea. “Sin nosotras no hay hoteles. Los hoteleros van cambiando de subcontratas, cada subcontrata nos paga menos, abaratan costes, se hacen más ricos y nosotras somos las que sufrimos las consecuencias”, relata Araceli. Por otro lado, se encuentran con más fuerza que nunca. “Nuestras vidas se componen de 24 horas de lucha al día”, repite.

Noticia relacionada ElSaltoDiario.com.

P.D.: Hoy 22 de julio las compañeras siguen en su lucha, aunque la represión sobre ellas ha ido aumentando. La misma gobernanta afín a la empresa ha denunciado a todas las compañeras de la Sección Sindical por unos supuestos insultos lanzados, aunque según informan nuestras/os compañeras/os de la CNT de la Federación Comarcal Sur de Villaverde, la denuncia es una "chapuza" ha acusado "a toda las compañeras cuando en ningún piquete han estado presentes todas a la vez".

LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO.

 

Información adicional