Como hacer la Declaración de la Renta si se ha cobrado una cantidad "por sentencia judicial".

Se nos están haciendo numerosas consultas sobre cuál es la mejor opción para hacer Declaración de la Renta, en el caso de haber percibido una determinada cantidad por sentencia judicial. En ese sentido queremos aclarar varios aspectos:

¿Qué tratamiento debe darse a las cantidades cobradas por sentencia en la Declaración de la Renta?

Al tratarse de “rendimientos indebidos”(1) (cantidades que la empresa no paga voluntariamente, sino que ha tenido que intermediar un juez para que te las abonen. Tiene que tratarse de rendimientos que comprendan un espacio temporal superior a 2 años):

- Sólo tendremos que declarar el 60 % de la cantidad percibida (reducción del 40 %).

- Las retenciones que se nos hayan hecho en nómina sobre esta cantidad cuentan al 100 %.

Ejemplo práctico:

CASILLA 001: Desplegar cuadro

- IMPORTE ÍNTEGRO: LO GANADO EN EL AÑO + LO PERCIBIDO POR SENTENCIA

- RETENCIÓN: TODO LO RETENIDO EN EL AÑO + LO RETENIDO POR SENTENCIA

(A LA DERECHA):

Reducciones rendimientos irregulares: CASILLA SUPERIOR.

- RESEÑAR EL 40% DE LO PERCIBIDO POR SENTENCIA.

¿Cuándo deben declararse?

- En la Declaración de la Renta del año inmediatamente posterior a haberlos cobrado.

-Y hacerlo en su totalidad, es decir NO HAY QUE HACER DECLARACIONES PARALELAS DE IRPF DE LOS AÑOS ANTERIORES.

¿Cómo demostrar ante la Agencia Tributaria que se trata de “rendimientos indebidos”? 

- Solicitando a la Dirección Gerencia de vuestro centro un certificado en el que indique que la cantidad percibida en concepto de “……………….”, es debida a una sentencia judicial, con el motivo de aportarlo a la declaración del IRPF correspondiente.

(1) Las cantidades pagadas como consecuencia de una sentencia son consideradas -para la Declaración de la Renta- como “rendimientos indebidos”, esto quiere decir, que la empresa no los paga voluntariamente, sino que, ha tenido que intermediar un juez para poder cobrarlos, y que estos rendimientos comprenden un espacio temporal superior a 2 años. Dichos “rendimientos indebidos” se deben declarar todos juntos en el año correspondiente, es decir, en la declaración de la renta del año inmediatamente posterior a haberlos cobrado. NO TENEMOS QUE HACER PARALELAS DE IRPF DE LOS AÑOS ANTERIORES aunque haya cantidades que correspondan a otros ejercicios. (Artículo 14.2, a y b de la Ley 35/2006 de IRPF: “a) Cuando no se hubiera satisfecho la totalidad o parte de una renta, por encontrarse pendiente de resolución judicial la determinación del derecho a su percepción o su cuantía, los importes no satisfechos se imputarán al período impositivo en que aquélla adquiera firmeza. b) Cuando por circunstancias justificadas no imputables al contribuyente, los rendimientos derivados del trabajo se perciban en períodos impositivos distintos a aquéllos en que fueron exigibles, se imputarán a éstos, practicándose, en su caso, autoliquidación complementaria, sin sanción ni intereses de demora ni recargo alguno. Cuando concurran las circunstancias previstas en el párrafo a) anterior, los rendimientos se considerarán exigibles en el período impositivo en que la resolución judicial adquiera firmeza.”)

Los “rendimientos indebidos”, al ser considerados así, según la Ley de IRPF, tienen una reducción del 40%, es decir, que de la cantidad cobrada sólo tendremos que declarar el 60%. Así mismo, las retenciones que declaramos cuentan al 100% del total retenido. (Art 18.2 de la Ley 35/2006 de la Ley IRPF: “El 40 por ciento de reducción, en el caso de rendimientos íntegros distintos de los previstos en el artículo 17.2 a) de esta Ley que tengan un período de generación superior a dos años y que no se obtengan de forma periódica o recurrente, así como aquellos que se califiquen reglamentariamente como obtenidos de forma notoriamente irregular en el tiempo.”).

Documento completo.

Modelo Solicitud Certificado AP.

Modelo Solicitud Certificado Hospital.

 

Información adicional