En defensa del sistema público de pensiones

La salida del Gobierno de Rajoy ha sido sin duda un factor recibido con alegría por muchas trabajadoras, jóvenes y pensionistas que hemos estado saliendo a la calle desde hace mucho a defender el sistema público de pensiones atacado por el gobierno del PP. El Bloque Combativo de Clase nos alegramos de que se haya tenido que ir el Gobierno más corrupto de toda Europa. Nos alegramos por eso.

Los Presupuestos Generales del Estado acordados entre el PP y PNV intentaron acallar y dividir la protesta a base de migajas. Pero dijimos, desde las Coordinadoras en Defensa del Sistema Público de Pensiones, que esas migajas no responden a las reivindicaciones que esta lucha ha puesto en pie.

Mientras para 5 millones de pensionistas la pensión esté entre 350 y 735 euros; mientras que para cerca del 70% la pensión no llegue a 1.000 euros; mientras continúe la vergonzosa brecha de género en las pensiones; mientras las pensiones públicas no queden garantizadas por los Presupuestos Generales del Estado (como era antes del Pacto de Toledo) la lucha deberá seguir en pie porque, si no es así, seguirán siendo pensiones públicas de miseria y seguirán estando amenazadas.

La entrada del nuevo gobierno debe servir para exigir la solución de los problemas del sistema público de pensiones que originaron esta lucha. No nos vale que nos intenten conformar con "gestos", ni con peticiones de "confianza".

En primer lugar, porque el PSOE ha sido siempre parte del problema, el partido que más atacó el sistema público de pensiones desde las reformas de Felipe González a la última del 2011 de Zapatero, en la que suben la edad de jubilación a los 67 (firmada también por CCOO y UGT). El PP no ha tenido más que continuar por la senda de privatización de las pensiones con su propia reforma de 2013.

En segundo lugar, porque las medidas adoptadas por los gobiernos del PSOE y PP dentro del marco del Pacto de Toledo han sido una sucesión de ataques al Sistema Público de Pensiones, y respetar los Presupuestos Generales del PP es totalmente opuesto a la satisfacción de nuestra plataforma reivindicativa.

En tercer lugar, hay que recordar que fueron PP y PSOE quienes realizaron la reforma exprés del artículo 135 de la Constitución para garantizar el pago de la infame deuda de los banqueros a costa de los recortes sociales que nos aplican desde entonces.

Y en cuarto lugar, porque el perfil que conforma el nuevo Gobierno está más destinado a satisfacer a la Unión Europea (UE), con ministras y ministros del agrado de esa unión de bandidos que es la UE, que a la gente que hemos salido a la calle a luchar por las pensiones, por la derogación de las reformas laborales o por la vivienda.

Hay quienes no coinciden con nuestra apreciación sobre el nuevo gobierno y tienen en él expectativas de cambio, pero están convencidos, como gritamos en las manifestaciones, de que “gobierne quien gobierne los derechos se defienden”. En esa conclusión práctica tenemos total acuerdo. Por esa razón, se tengan expectativas o no en el Gobierno de Sánchez, la tarea debe ser intensificar la movilización, porque dada la propia debilidad con la que surge el gobierno es más factible lograr las reivindicaciones por las que venimos luchando.

Debilitar las movilizaciones en nombre del “diálogo”, es el discurso de siempre que facilita desmantelar las luchas. En ese sentido no compartimos el último comunicado de la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones, proponiendo ser parte de las negociaciones del Pacto de Toledo a título de “observadores”. Por esa vía no se logra otra cosa que contribuir a legitimar ante todos los trabajadores y pensionistas el acuerdo que ha llevado a las pensiones a su situación actual, el Pacto de Toledo. Conviene recordar, que fue ese Pacto de Toledo el que eximió al Estado de su obligación de garantizar el sistema público de pensiones en los Presupuestos Generales del Estado. Es el Pacto que abrió las puertas al negocio de los planes privados de pensiones.

Esta lucha comenzó por fuera de todas las instituciones y de la burocracia sindical, levantando el grito contra las pensiones de miseria, la discriminación de las mujeres pensionistas, para garantizar el sistema público de pensiones y la revalorización de las mismas con arreglo al coste de la vida. Todo eso ¡sigue pendiente! Y no se puede tapar en nombre de “diálogos” que no son más que monólogos de la Unión Europea, la banca y el gobierno de turno.

Ni tregua, ni bajar la guardia, esa es la tarea que el momento exige. Reafirmamos que la lucha sigue teniendo las mismas reivindicaciones y objetivos de la plataforma reivindicativa aprobada por las Coordinadoras a nivel estatal en defensa del Sistema Público de Pensiones. Esta plataforma la podemos resumir en tres aspectos fundamentales:

1º.- Pensión mínima de 1.084 Euros mensuales

2º.- Pensiones a cargo de los Presupuestos Generales del Estado

3º.- Derogación inmediata del Pacto de Toledo

Por esa razón hay que continuar apoyando todas las movilizaciones que se convoquen, que defiendan estas reivindicaciones mínimas. Hay que organizar una Gran Marcha estatal a Madrid, en defensa del Sistema Público de Pensiones, para Otoño en torno a las demandas que sintetizan la plataforma reivindicativa.

Llamamos a todos los trabajadores/as en activo, pensionistas, parados/as; estudiantes... a organizarse, luchar unitariamente y participar de este movimiento, porque las pensiones públicas son un derecho de toda la clase obrera y su defensa debe ser tarea de todos los trabajadores y trabajadoras.

Por la pensión mínima de 1.084 euros

Por unas pensiones garantizadas por los Presupuestos Generales del Estado

No al Pacto de Toledo

Seguir la lucha hasta ganar

EXIGIMOS AL NUEVO GOBIERNO Y A LA MAYORÍA PARLAMENTARIA QUE HAGAN LEY LAS REIVINDICACIONES

Gobierne, quien gobierne las pensiones se defienden

BLOQUE COMBATIVO Y DE CLASE: AST-Alternativa Sindical de Trabajadores, Baladre, co.bas-Sindicato de Comisiones de Base, CSC-Coordinadora Sindical de Clase, SAS-Sindicato Asambleario de Sanidad, SUSH-Sindicato Único de Sanidad e Higiene y Solidaridad Obrera.

Comunicado completo.

Información adicional