Algunas cuestiones preocupantes sobre el conflicto en la Sanidad Pública madrileña.

Tanto los convocantes de la huelga (la indefinida de AFEM –médicos- o la de cuatro días para el resto de categorías de los sindicatos de la Mesa Sectorial), como los medios de comunicación, cuando expresan las reivindicaciones del conflicto, se refieren exclusivamente a la retirada del “Plan de Garantías para la Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público de Madrid”.

 Sin duda dicho Plan establece la aplicación de medidas privatizadoras que supondrán, de ser puestas en práctica, una enorme pérdida de calidad asistencial, darán lugar a importantísimas consecuencias laborales y, todo ello, en nombre del sacrosanto imperio del mercado y del enorme volumen de negocio que esconde.

No obstante nadie (o prácticamente nadie) está dando la importancia que tiene a otros aspectos:

1º) El Anteproyecto de Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Madrid para 2013 –la conocida como “Ley de Acompañamiento”- contiene algunas perlas que supondrán, como el Plan de Garantías, una importantísima modificación  de las condiciones de trabajo del personal de la sanidad pública (y lógicamente el deterioro de la calidad de la asistencial):

• Artículo 43. Configuración organizativa del Área Sanitaria de la Comunidad de Madrid.

El sistema Sanitario Público de la Comunidad de Madrid, tiene la configuración organizativa de una única Área de Salud, por lo que ello se tendrá en cuenta a efectos de lo dispuesto en el artículo 87 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad y en el artículo 36 de la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del Personal Estatutario de los Servicios de Salud.

Lo que supone que ya ningún trabajador “propietario” tendrá garantizado su puesto de trabajo en un determinado ámbito –el que refleja su nombramiento- y “podrá ser trasladado legalmente a cualquier punto de la Comunidad de Madrid”.

• Artículo 45. Jornada de trabajo a tiempo parcial del personal estatutario del Servicio Madrileño de Salud.

Los nombramientos de personal estatutario temporal, podrán expedirse para la prestación de servicios con dedicación parcial en el porcentaje, días y horario que, en cada caso, y atendiendo a las circunstancias organizativas, funcionales y asistenciales, se determinen, con una limitación máxima del 75% de la jornada ordinaria, en cómputo anual, o del que proporcionalmente corresponda si se trata de nombramiento temporal de menor duración.

Lo que supone, para los trabajadores “temporales”, la introducción de salarios de miseria. La Comunidad podrá contratar por un determinado número de días, o de horas, para completar la falta de personal (no lo limita como anunciaron en principio al personal que realizará lo que hasta ahora se resolvía con “peonadas) en un determinado Servicio o Unidad.

2º) En un artículo publicado hoy en el diario El País, con el nombre de “Tres motivos para la huelga”, su autor,  Enrique Costas Lombardía –por cierto vicepresidente y coordinador de la comisión parlamentaria que alumbró el famosos informe Abril Martorell, y a quien se le supone “informado de primera mano”-, introduce un preocupante concepto al final del segundo apartado del artículo:

Despilfarro de los políticos. Hace pocos años, el servicio de salud madrileño contrató la construcción, por el método de asociación público-privado, de varios hospitales innecesarios, no planificados, mal concebidos y con una mediocre asistencia con el fin real de comprar votos para el PP en zonas donde no los tenía. Ahora, ahogado por la crisis, se dispone a venderlos arrastrando al personal sanitario de los mismos a una situación de paro o emigración o trabajo sin derechos laborales (darse de alta como autónomos). ¿Cómo no rebelarse?”

Basta con dirigirse a las hemerotecas para ver que la administración portuguesa ofrece este tipo de contratos a médicos y enfermeras (muchas de las cuales no los aceptan porque tras pagarse la seguridad social y el transporte apenas les queda una remuneración de 5 €/hora), o como Polonia contrata enfermeras con este sistema con un horario de 250-300 hrs/mes y 500 € de sueldo.

¿Es esto lo que nos espera en España y lo que se oculta a la opinión pública?
Parece que la Europa del capital y los mercados es insaciable y no tiene intención de parar hasta desregular absolutamente las condiciones de trabajo y devolvernos a condiciones laborales y de vida de principios del siglo XX.

3º) La Ley 15/97. Verdadera piedra angular de la privatización sanitaria y que parece relegada a un limbo teórico.

Mientras esta norma se mantenga ningún centro, servicio o unidad de la sanidad pública estará a salvo de la privatización.

Acogiéndose a ella se abrió el Hospital de Alcira (según acredita una sentencia del TSJ de Valencia) y los hospitales PFI de Cataluña, Baleares, Castilla León, etc, .., y en Madrid la Fundación de Alcorcón, el Hospital de Fuenlabrada, los hospitales PFI y los 4 100% privados: Valdemoro, Torrejón, Móstoles y el futuro de Villalba –ver Leyes de presupuestos de Madrid para 2008 y sucesivas- y de acuerdo con su artículo único, se pretende privatizar la parte sanitaria de los Hospitales Infanta Cristina, Infanta Sofía, Infanta Leonor, Sureste, Henares y Tajo –ver artículo 55 del Anteproyecto de Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Madrid para 2013-.

La lucha, pase lo que pase, debe continuar, uniendo trabajadores y usuarios, hasta conseguir:

- La derogación de la Ley 15/97 que es la que ha hecho y hace posible toda la privatización. Si consentimos su continuidad seguirán privatizando centros públicos (en Madrid y fuera) hasta que el rescate sea imposible por las indemnizaciones que tendríamos que pagar a las empresas privadas.

- La vuelta a manos públicas de todo lo privatizado.

Madrid, 27 de noviembre de 2.012.

comunicado completo

Información adicional