Ningún partido se posiciona contra Farmafia.

A principios de 2015 nos dirigimos por escrito a todos los partidos políticos solicitando que se posicionaran ante los graves problemas que planteaba la dependencia absoluta del Sistema Nacional de Salud de  las multinacionales farmacéuticas. Hoy, un año después, ninguno ha contestado, prueba evidente de que ninguno de ellos se plantea realmente tomar medidas contra las multinacionales que se embolsan año tras año una parte muy importante del presupuesto sanitario estatal (alrededor del 22 % algunos años), poniendo en riesgo al propio sistema sanitario.

En estos meses, el problema se ha agudizado, entre otras razones debido a los astronómicos precios pactados entre la multinacional Gilead y el gobierno del Partido Popular en el caso de la hepatitis C, (Gilead está facturando su fármaco Sovaldi a 250 veces sus costes de producción), lo que podría haberse evitado aplicando normativa internacional(1), o la Ley de Patentes(2), lo que demuestra que aunque existan aspectos progresistas en algunas leyes, sin organización y lucha en la calle, nunca se aplicarán.

En nuestra carta pedíamos a los partidos un compromiso por escrito, para que en caso de alcanzar responsabilidades de gobierno:

- Lleve a cabo la creación de un sistema farmacéutico público de investigación, producción y distribución, que permita fabricar directamente los medicamentos que han perdido la patente, así como aquellos que, sin haberla perdido, sean considerados necesarios por motivos de salud pública.

- Establezca la dispensación de los medicamentos prescritos en el SNS en los centros sanitarios públicos.

- Excluya del Registro todos aquellos medicamentos de eficacia dudosa u obsoletos.

- Derogue todas las normas que imponen el copago de medicamentos de uso hospitalario, a las personas pensionistas y el aumento del copago para las activas. Compromiso de facilitar medicamentos gratuitos para todas las personas desempleadas.

- Establezca financiación del Sistema Público de todos los medicamentos admitidos en el Registro.

Posteriormente revisamos los programas de los llamados partidos de “izquierda” de las últimas elecciones, advirtiendo que algunos se posicionaban contra los copagos y por la compra centralizada de medicamentos por parte de las CCAA (ojo, siempre voluntaria), mientras que otros hacían promesas surrealistas(3), del tipo: “Buscaremos vías de acuerdo con los laboratorios para poner fin a la especulación de los precios de los medicamentos en el mercado mundial”, deseo que sin medidas radicales (ausentes en todos los programas) y presión popular en las calles, como se demostró en otros países para el acceso a  los antiretrovirales para el VIH, son absolutamente ilusorias.

Por todo ello, desde CAS entendemos que es necesaria la organización y movilización de los propios afectados para romper el mercado especulativo, y caminar hacia mecanismos no dirigidos por Farmafia, que permitan garantizar el acceso a los medicamentos esenciales para toda la población.

CAS abril de 2016

(1) El gobierno puede emitir una «licencia obligatoria» para producir un medicamento genérico aunque esté patentado por una empresa, incluso sin su consentimiento, debido a necesidades de salud pública. Artículo 31 del Acuerdo de Doha sobre Propiedad Intelectual y Salud Pública de la OMC. 

(2) Artículos 73 y 90 de la Ley de Patentes.

. “….cuando la iniciación, el incremento o la generalización de la explotación del invento, o la mejora de las condiciones en que tal explotación se realiza, sean de primordial importancia para la salud pública”.

(3) Puntos 116,117 y 121 del programa electoral de Podemos. http://unpaiscontigo.es/programa/

Enlace web CAS.

Información adicional